ECOS DE LA ORDEN CÍVICA AL ILUSTRE ALBERTO PIEDRAHITA MUÑOZ
11 enero, 2019
LOS CUADERNOS SUCIOS TOCAN A COLOMBIA
15 enero, 2019

SE ESTÁ MURIENDO LA FIESTA DE TOROS EN MEDELLÍN

FOROCHAT DOMINICAL Invitados especiales
redaccionforochat@forochat.com.co
¿Hace unos 20 años un alcalde de Medellín podría "darse bomba" cerrando unas corridas de toros?. La pregunta cobra actualidad, la denominada fiesta brava está muriendo lentamente, todo gracias a los enjambres de jóvenes que con su lucha le pudieron a todo, a los corruptos agazapados en en el poder que por mucho tiempo ayudaron al asesinato de los toros con el cuento de defensa del arte, arte de puercos, arte de sucios, arte de verdugos en casa y en sociedad. Nadie se tomó la molestia de preguntar por la vida personal de esa clase de desadaptados defensores de una cruel tradición.

De los principales cambios que ha tenido la sociedad en las últimas décadas, es la protección y los derechos que se les están otorgando a las demás especies que comparten el planeta con nosotros.

La denominada fiesta brava, es una tradición que se adoptó desde la colonización por parte del imperio español, razón por la cual, es bastante arraigada en nuestra cultura, y como todo gran cambio hacia la civilidad, mientras las plazas se quedan vacías de fanáticos, subsisten unos cuantos que piensan que se deben conservar los ritos como el toreo.

Al igual que los gladiadores, el circo romano terminó por lo brutal de sus actos, la esclavitud también fue abolida por la denigración de otros seres humanos. Pero cuando se cerró el circo hubo detractores, cuando se abolió la esclavitud hubo guerras y casi la desintegración de un país. Ahora en pleno siglo XXI, se tienen ciudadanos aferrados a la tauromaquia, y aunque cada vez los seguidores disminuyen, los que quedan no desean terminar la tradición. Probablemente la especie del toro de lidia se extinguirá muy pronto, su bravura no puede ser empleada en los hatos ganaderos, tampoco hay condiciones para que puedan vivir en estado salvaje. Otros más abogan por subsanar el dilema moral que se presenta con el creciente rechazo de la fiesta taurina recomendando refugios que permitan la sobrevivencia de la especie.

El alcalde de Medellín Federico Gutierrez, aprovecha la mala racha de los toros como tradición de ciudad, y ha cerrado las puertas para la edición 2019 del próximo mes, argumentando su rechazo a la pretensión de involucrar los niños de manera gratuita en la feria anunciada para este año. Nuestro colaborador Carlos Andrés Echavarría Blandón, conduce Forochat Dominical, a fin de registrar las voces de nuestros invitados forochat.com.co

Alexander Jaramillo. Cultor de las ciencias humanas, abogado de la Universidad Católica de Oriente, y dirigente político del Centro Democrático
Llegando a este punto, no podemos dejar de pensar en la contradicción de la ley y del mismo código civil, donde por una parte nos dice que los animales son seres sintientes pero en otro artículo son cosas o bienes muebles, cabe reflexionar sobre el carácter ético de la ley y sus consecuencias con el modo de ver en este caso a los animales. Lo más preocupante de todo es que dentro del ordenamiento jurídico se distingue entre la vida y el sentir de estos seres indefensos, cuando categoriza como costumbres actividades que no pueden ser menos que barbáricas, como lo son las corridas de toros, corralejas, peleas de gallos, coleo; y en un país donde la violencia, el derramamiento de sangre ha sido parte de las malas noticias durante tantas décadas, cabe preguntarse: ¿hasta donde llega la prudencia contra la práctica de torturas y maltratos a los animales, y porque invitaríamos a nuestros niños a disfrutar de prácticas inhumanas?, ¿que ejemplo seria este para nuestros menores, cuando los invitamos a presenciar la tortura de un ser vivo?, ¿que sociedad queremos construir?. Aplaudo la determinación del alcalde Federico de no permitir esta práctica violenta en nuestra ciudad. Esto es coherente con el esfuerzo de fomentar la cultura de la legalidad, del respeto por la vida y la tolerancia por el otro.

Alvaro Ochoa Morales. Distinguido profesional del derecho, reconocido docente universitario, ex secretario general de la Universidad Autónoma Latinoamericana.
El señor alcalde de Medellín ha ordenado la cancelación de la temporada de toros que se tenía anunciada para el mes próximo. Los organizadores de la "fiesta" anunciaron, como gancho para tratar de silenciar a los enemigos de las corridas, que iban a permitir el ingreso de niños de manera gratuita.

Nuestro señor alcalde opina que a los niños no debe enseñárselas a torturar a torturar los animales. Estoy completamente de acuerdo con el doctor Federico Gutierrez t agrego, no solo los niños sino todas las personas tenemos derecho a vivir en un ambiente sano. El ambiente de las corridas de toros es un ambiente de violencia, de sangre, de tortura, de abusos y de muerte. Felicitaciones al señor alcalde por su decisión.

Leydy Manuela Acosta Olivares. Lidereza social de la ciudad de Medellín, destacada activista del colectivo Colombia Con Principios
En mi opinión fue una buena decisión la del alcalde, aunque no sabemos que hay detrás de esta decisión o en qué le conviene para sus jugadas en el poder. Pero algo si es cierto, y es, que los ciudadanos con opinión creciente no estaban de acuerdo con las ferias taurinas en Medellín, y el agua que reboso el vaso es la pretensión de utilizar como vil escudo la entrada a la plaza de los niños de manera gratuita. Eso no es un buen ejemplo para ellos, sería vulnerarlos ponerlos a que vieran en este espacio como se maltrata y hasta se mata al animal, mientras el público se divierte. Aunque es totalmente respetable a quien le guste la feria taurina, en mi opinión no es arte por qué al arte no mata ni maltrata.

Jisela Alejandra Mena. Estudiante universitaria de Trabajo Social del ITM, lidereza del colectivo social Regalados en la ciudad de Medellín, activista de Medellín Con Principios
La feria taurina, si bien es una manifestación popular que involucra aparentemente un espectáculo relacionado con la corrida de toros con amplia tradición en en la ciudad y en muchas partes del mundo, son actividades que en parte promueven el maltrato animal. Por ende, este comportamiento en lo personal no puede ser presenciado por un niño y menos desde el ámbito gratuito. Primero, el tema de la educación frente al cuidado de los animales y el medio ambiente debe ser un elemento sustancial para llamar la atención de un niño, ya que de ello dependerá su respeto y valor por el medio que lo rodea. En segundo lugar este tipo de eventos solo ofrece en ellos una mirada negativa y desagradable de violencia, con epicentro en un animal que no puede defenderse, y en este caso todos los esfuerzos que se realizan por defender y promover el derecho de los animales queda básicamente en nada. Estos actos son reprochables y, aunque no se generan efectos nocivos en los niños a largo plazo, en lo personal pienso que este tipo de espectáculos solo crea mas violencia sin importar de que tipo sea. Ademas el niño inmerso en estas actividades termina por normalizarla y generar un morbo que en consecuencia es peor.

Carlos Andrés Echavarría Blandón. Es Ingeniero Civil de la Universidad Nacional, Especialista en Gestión Empresarial de la Universidad Santo Tomás, Creador de empresas y líder en emprendimiento con amplio reconocimiento público y privado en razón de sus Asesorías e interventorías
Colombia y otros seis países del mundo, son los únicos lugares donde se continúa presentando un espectáculo que atenta contra el bienestar de un hermoso animal como es el toro de lidia y el punto culminante del entretenimiento concluye con la máxima suerte del toreo, la estocada que da muerte al ejemplar.

En mi infancia y juventud fui al espectáculo, no puedo negar que me gustaba el toreo, pero ahora en mi adultez comprendo que se debe tener respecto por todas las criaturas vivas, y ver sangrar y morir a un perfecto ejemplar solo para el entretenimiento de los espectadores, no lo considero humano y aplaudo la decisión del alcalde en éste asunto.

Jhon Lenin Pumarejo. Licenciado en Ciencias Sociales de la Universidad de Antioquia, Historiador de la Universidad Nacional de Colombia. Es miembro de Número del Centro Independiente de Estudios Colombianos CIEC
Es una estupenda oportunidad para preguntarle sobre el tema a nuestro colega forochat, el constitucionalista Francisco Zapata Vanegas. Si uno entra a Congreso Visible, claramente se enterará que en el año, creo que el 2001, Zapata Vanegas siendo congresista suplente, se atrevió a presentar un proyecto de ley humanizando la fiesta brava (algo así como acomodar en los lomos del animal bolsas de colorantes para simular la muerte), propuesta que surgió del acompañamiento de los grupos antitaurinos de Medellín, y en especial de un hombre que sabe del tema como es el concejal de Medellín Pilarico, ex torero que quedó parapléjico luego de ser embestido por uno de los animales en plena corrida en la Santa Maria de Bogotá. Su historia es muy hermosa, porque relata como segundos antes miró algo extraño en los ojos del animal. Se convirtió en un adalid de la lucha contra la muerte de los toros.

Yo pienso que el alcalde Federico es un político hábil, se aprovecha del ambiente agonizante de la tauromaquia aquí y en Bogotá. Él como buen demagogo aprovecha para darse un bañito de farándula. El final de los toros como tradición repugnante, se debe a la valiente lucha de sociedad civil, su accionar constante, sin pausa y hasta con beligerancia. Decisiones de autoridades nunca se han dado al respecto, ni a las cortes les debemos nada, como tampoco a los legisladores. Pregúntele a Zapata Vanegas como quedó por fuera del Congreso de la noche a la mañana por atreverse a proponer leyes al respecto. Que les cuente cuando su principal se reincorporó para cerrarle el paso al tramite del proyecto de ley que él había presentado, proyecto que se archivó de inmediato en plena comisión séptima sin siquiera discutirse. Para ese entonces los empresarios de la Santa María ponían las condiciones. No nos digamos mentiras, cada vez la plaza la Macarena se quedaba sola en las ferias. Yo me atrevo a pensar que hasta los empresarios dieron el brazo a torcer para no meterse en ese negocio ruinoso.

Dominik de María. Abogado Universidad de Antioquia., Especialista en Derecho Financiero y de los Negocios U. P. B., analista constitucional, y creador en Facebook, de los grupos Sociedad Abierta y No más Dictaduras
Mi padre, quien hoy cuenta con 68 años de edad, lo mismo que varios de sus tíos, primos y hermanos, han sido unos fervientes y apasionados taurinos, que celebran con tranquilidad y armonía la por ellos llamada “fiesta brava”, de modo que conozco de primera mano el aprecio de tal práctica, que para los aficionados es tanto un arte como una tradición cultural de muchos siglos, antes que un espectáculo. La tauromaquia está muy arraigada en Antioquia y otras regiones de Colombia, lo mismo que en países como México, Ecuador, Perú y algunas ciudades de Venezuela, por no hablar de España, Portugal y Francia, además de California en Estados Unidos.

Personalmente creo que toda vida es Sagrada, incluida la de nuestros Hermanos los Animales, por lo cual no estoy de acuerdo con que se le inflija ni un solo rasguño a los toros, ni con que se derrame ni una sola gota de sangre, ni tampoco con que se le dé muerte al toro. Creo que los aficionados a la fiesta brava deben actualizarse, y renunciar a todo acto sangriento sobre los toros, pues de no hacerlo, tarde o temprano la tauromaquia va a pasar a la historia, y los aficionados se quedarán sin el pan y sin el queso.

En forochat Dominical, los invitados analizan el trasfondo de la cancelación de la fiesta taurina en Medellín. Imagen Wikipedia