SE ESTÁ MURIENDO LA FIESTA DE TOROS EN MEDELLÍN
13 enero, 2019
ENCONTRADO SOCAVÓN EN TÚNEL DE CASA DE MAQUINAS
16 enero, 2019

LOS CUADERNOS SUCIOS TOCAN A COLOMBIA

CARLOS ANDRÉS ECHAVARRÍA BLANDÓN Critico Político
carlosaechavarriab@gmail.com
Cuando en el año 2003 Néstor Kirchner llegó a la presidencia de la república Argentina, sus electores nunca se imaginaron los niveles de corrupción, sobornos y saqueos a los cuales sería sometida el arca pública en favor de una familia que cuando tomó la presidencia tenía un patrimonio bruto de aproximadamente 1 millón de dólares y, solo 12 años después, ya se estimaba en varios cientos de millones dólares.

El presidente Néstor, Peronista en su afiliación política, comenzó un saqueo sistemático de la nación solicitando coimas en todos los contratos que se desarrollarían dentro de su territorio, pero para no involucrarse él, enviaba a un mandadero a recoger los fajos de dinero (aquí en Colombia acabamos de ver a un senador recibiendo fajos de dinero en efectivo).

Se escogió cuidadosamente a un “chivo expiatorio” para que recibiera el dinero y lo entregara en la residencia de los Kirchner o en la Casa Rosada, el conductor Óscar Centeno quien trabajaba para el Ministro de Planeación Roberto Baratta, se le prometió a cambio una pensión de jubilación bastante generosa cuando terminara de realizar su “trabajo”. Aquí vemos cómo se maquinó el asunto, usaron a un conductor de confianza de un ministro puesto en ese cargo por el presidente, para que ante cualquier riesgo, el presidente saliera inmaculado. Pero un error que tiene a los Kirchner al borde de la cárcel y se está desplomando el castillo de naipes que tenía. El presidente Néstor no confiaba en su esposa Cristina, así que le dijo al conductor, que cada vez que llevara dinero a la casa, se lo entregara únicamente a Cristina y ella tenía que firmar un documento donde constará la cantidad recibida. El señor Centeno se compró un cuaderno y comenzó religiosamente a copiar todo el recorrido, colocaba el día, el lugar donde recibía el dinero, quién le entregaba el dinero, la descripción física de la persona por si esta mentía en su nombre, la cantidad recibida, y por último, la señora Cristina tenía que firmar que se lo entregaba.

Pasaron los años, uno, dos, tres, cuatro hasta llegar al 2010, y cuando muere el presidente Néstor Kirchner, increíblemente su esposa Cristina toma la presidencia de la república. El señor Centeno le pregunta qué hacer, ella conoce todo el andamiaje, ella confía en el servicio prestado por tantos años por Centeno y le dice que sigan trabajando igual, pero que de ahora en adelante la persona que iba a recibir el dinero era su hermana, continuando con el libreto hasta el año 2013. Pero surge lo inesperado, pierde el peronismo las elecciones, el candidato de Cristina es derrotado por Mauricio Macri. Ya no hay poder, no hay más coimas. El señor Centeno le pide a la señora Fernández que le cumpla la promesa de su marido, ya está sin trabajo y quiere que se le retribuya por su trabajo de 12 años. Es tan desleal e intransigente Cristina Fernández que no le cumple al conductor y éste la amenaza con los cuadernos que tiene con sus firmas, a ella no le importa y no le da trascendencia, Centeno va al diario La Nación con éste material. La redacción del diario ve la seriedad y la importancia de la información que hay dentro de esos cuadernos, toma la decisión de no publicarlos y opta por entregarlos inmediatamente al fiscal general de la nación Alberto Nisman, detonando así el escándalo de los “cuadernos sucios”. Ocho ejemplares con las más detalladas actividades ilícitas de la pareja presidencial.

Nisman acusa a la ex Presidenta y hoy senadora Cristina Fernández, pero como pasa aquí en Colombia, pocos días antes de iniciar el juicio Alberto Nisman es asesinado en su casa en Buenos Aires y lo hacen parecer como un caso de suicidio. Al menos allí la investigación forense, después de muchos debates, comprobó que no fue ningún suicidio, que fue un asesinato y estaba relacionado con el caso contra la ex presidenta. El presidente Macri toma el caso muy seriamente y les da una gran serie de ventajas judiciales y grandes reducciones de condenas a las personas que confiesen y que den visos comprobables del destino del dinero que recibieron los Kirchner mediante la “ley del arrepentido”. El caso toma fuerza, Los empresarios comenzaron a hablar. Claudio Uberti, encargado de las Concesiones Viales de su país ha revelado que la pareja guardaba el dinero en bóvedas en sus propiedades y luego lo lavaba por medio de los hoteles que tienen los Kirchner. Pero el dinero era demasiado para poder ser lavado con actividades lícitas, es allí donde comienzan a trasladar el dinero al Monasterio Nuestra Señora de Fátima a las afueras de Buenos Aires.

Los investigadores con esa pista de los depósitos ilícitos en el Monasterio y en el Convento General Martínez, comenzaron a preguntarse si los Kirchner tenían una cuenta en el Instituto para las Obras de Religión, otrora banco Ambrosiano que viene siendo investigado desde el año 2010 en Italia por posibles actividades de lavado de dinero.El diácono Jorge Sonnante quien fungía como Investigador, Consejero Pontificio y Auditor del Instituto para las Obras de Religión (IOR), dió fe y presentó documentos apostillados por el Vaticano donde se mostraba la cuenta perteneciente a Cristina Fernández con su número y monto guardado. Cristina tiene un saldo de 875 millones de dólares depositados en ese Banco. Los investigadores comenzaron ya un proceso para quitarle la investidura como Senadora y así judicializarla y enviarla a la cárcel como se lo merece.

El Papa Francisco fue Obispo de Buenos Aires durante la cruel dictadura de Videla, muchos de sus compatriotas le recriminan su comportamiento durante acontecimientos que llevaron a la muerte a varios sacerdotes y de miles de sus siervos torturados. Incluso se tacha al Papa como militante del Peronismo, partido político de la ex presidenta.

La relevancia del caso argentino es importante para suramerica. En el mismo documento presentado por el Diacono Sonnante están los números de cuenta de María Chávez (Hija del dictador Hugo Chávez), Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos.

Como Papa, Francisco modificó los altos directivos del IOR, y ubicó en su lugar a personas de dudosa reputación y ello tiene al otrora todopoderoso Banco Ambrosiano bajo investigación por lavado de activos de Dictadores, Narcotraficantes, Ex presidentes Corruptos y Ladrones de cuello blanco. Bergolio Apoyó con especial pasión el proceso de paz en Colombia con una guerrilla que no daba vistos de cambio; envía a un prelado a la posesión de Maduro a pesar de que la arquidiócesis venezolana ya había rechazado la posesión del mismo, apoya a Ortega en su poder anti democrático, realiza frecuentemente visitas a la isla de Cuba como si fuera un gran bastión del catolicismo. Todo indica que el Santo Padre actúa como el gerente de una empresa que visita a sus principales clientes.

El nobel de Paz Juan Manuel Santos, figura con una cuenta con depósitos superiores a los 395 millones de dólares, el último depósito realizado a finales del año 2017 por valor de 37 millones de dólares. Esa noticia sola daría para que todos los organismos de control comenzaran a investigar, si el camino K, del dinero sucio de los Kirchner, en Colombia sería el Camino de la Paz, ya que Santos no conoció otra palabra durante sus ocho años como mandatario. De comprobarse la existencia de la cuenta, no tiene por donde salir bien librado el ex presidente, y todos los caminos lo llevan a la cárcel. No tiene cómo demostrar la procedencia de una cuenta de ahorros con 395 millones de dólares, no tiene grandes empresas, el salario de presidente son solo 10,000 dólares al mes y la suma de dinero recibida por la venta del periódico el Tiempo solo son unos millones de dólares por su poca participación accionaria. Así que ese dinero también sería sucio. Si se le da el beneficio de la duda, y asumimos que el dinero es legal y fue fruto de su faceta de empresario, ¿porqué la cacareada publicación de su Declaración de Renta, solo lo muestra con un patrimonio de 3 millones de dólares?, ¿está evadiendo el pago de impuestos de esa cuenta de ahorros que por sí sola es más de cien veces mayor a su patrimonio?, Si el dinero es legal y no lo declaró, también estamos enfrente de un delito. Así que si se evade el pago, usted ex presidente Santos, es un vil ladrón, le roba a todos los colombianos por el no pago de impuestos. Esperemos que los medios de comunicación aprendan del Perú y de la Argentina dándole cause a la noticia, que la justicia investigue hasta el punto final. Es muy triste que en Colombia, noticia que no sale primero en los medios y se vuelve viral, no avanza. Es otra prueba para la muy deteriorada fiscalía de Néstor Humberto Martínez postulado por Santos, aunque él no tiene potestad para investigar al presidente, si tiene la obligatoriedad de investigar a todas las demás personas que permitieron la salida de esa cantidad de dinero hacia la Banca Vaticana.

También instaremos a la Comisión de Absoluciones del Congreso para que investiguen al ex presidente Santos y por fin salga a la luz la calaña de clase política que nos corroe en Colombia. En Perú y Brasil tenemos ex presidente en la cárcel, en Argentina y Ecuador están ad portas, en Bolivia y Venezuela tenemos dictadura así que allí no hay independencia de la justicia y, aquí… bien gracias!

Carlos Andrés Echavarría Blandón es Ingeniero Civil de la Universidad Nacional, Especialista en Gestión Empresarial de la Universidad Santo Tomás, Creador de empresas y líder en emprendimiento con amplio reconocimiento público y privado en razón de sus Asesorías e interventorias.

La Calle Lo Dice, es un espacio abierto a libre pensadores que aportan a la construcción de Sociedad Civil. Nuestros distinguidos columnistas invitados son responsables de sus opiniones, lo que significa que sus posiciones no comprometen en nada la linea Editorial oficial del portal forochat.com.co

En la Calle Lo Dice, el ingeniero Carlos Andrés Echavarría Blandón, aborda el escándalo de corrupción desde Argentina hasta Colombia. Imagen Wikipedia