Nuestros pueblos en crónica de viaje
15 abril, 2019
Manuel Alejandro es el IVOL gigante de Altavista
26 abril, 2019

Intervenir a Venezuela es la solución

DOMINIK DE MARÍA La Calle Lo Dice
dominikdemaria@gmail.com
Todo parece indicar que el Narcorrégimen Militarista, Populista y Cleptocrático Venezolanos se apresta a detener y apresar al Presidente Constitucional, Legítimo e Interino, Juan Gerardo Guaidó Márquez. Mientras tanto, la propia Popularidad de Guaidó, que tras su designación como Presidente Interino llegó a un 90%, viene bajando a sólo un 50%, fruto de la cierta inacción política que viene padeciendo, gracias a las limitaciones que le han impuesto varios sectores de la Oposición, bajo la impronta de Auténticos Mamertos y Timoratos Líderes, que ya antes han llevado al fracaso en el enfrentamiento del Narcorrégimen. Mientras Guaidó Márquez viene pues padeciendo de una Esclerosis Múltiple, no obstante sus muy buenas intenciones y su denodada labor por concretar el Cese de la Usurpación, el Gobierno de Transición y las Elecciones Libres, el Narcorrégimen Venezolano, en cambio, siempre juega sus fichas pensando en la siguiente jugada, favorecido no sólo por la Geopolítica Mundial y la Nueva Guerra Fría, sino además por la pasividad de Occidente, que sólo suele decidirse a intevenir militarmente cuando ya es demasiado tarde, tal cual sucedió en los Balcanes, en Ruanda y ahora en Siria.

Muchos creerán que si Guaidó Márquez cae preso, Estados Unidos se decidirá a intervenir, y el Pueblo se tomará el poder en las calles y en Miraflores, pero ambas situaciones son sumamente improbables, pues mientras Estados Unidos carga con el gran peso de haber intervenido recientemente en Afganistán, Iraq y Siria, sin resultados plenamente exitosos, el Pueblo Venezolano, por su parte, carga con veinte (20) asfixiantes años de fuego lento, soportando la militarización de la vida cultural, social y comunitaria, y el desmantelamiento de las Instituciones Políticas, Constitucionales, Democráticas, Jurídicas y Judiciales y de la infraestrucutura empresarial, económica, industrial, agropecuaria y productiva, combinadas con el adoctrinamiento ideológico y el lavado de cerebro, por lo que el Pueblo se ha enfermado con un agudo cuadro clínico de peste ideológica, y populista, es decir, de Ideologismo o Ideologitis, y de Populismo y Oclocracia; además, el enorme éxodo de venezolanos jóvenes, le ha dejado a los mayores y a los ancianos, el relevo de la lucha en las calles, al paso que la escasez de alimentos y medicinas, y ahora la falta de energía eléctrica y agua potable, les imponen a los fatigados ciudadanos que día a día se ocupen de resolver el hambre, y conseguir agua y medicamentos, antes que luchar en las calles o en cualquier medio útil para derrocar al Oprobioso Narcorrégimen que les tiene secuestrado. Pero el más grave y tremendamente siniestro disuasor para que el Pueblo desista de luchar en las calles contra el Narcorrégimen, es el Paramilitarismo conformado por los llamados Colectivos, que movilizados en motocicletas, exhiben y usan armas de fuego de todo tipo, amedrentando y aterrorizando a los pacíficos ciudadanos que todavía se atreven a salir a las calles.

Por todo lo anterior, el Pueblo Venezolano comprende, cada vez más, que la única salida a su Trágica Pesadilla radica en una Intervención Militar, la cual bien podría ser liderada por los propios millares de militares y policías que están en el exilio, y que hace rato se han puesto a la orden del Presidente Guaidó Márquez, para previa financiación internacional y consecución de armas y equipamiento, entrar ellos mismos a territorio venezolano, tras lo cual consegurirían la valiosa adhesión de miles de militares y policías que encontrarían en suelo venezolano, y que son contrarios al Narcorrégimen. Si acaso Estados Unidos no quiere entrar con tropas en suelo venezolano por la pérdida de vidas de sus soldados, en todo caso hoy en día la tenología bélica y militar le permitiría a la Unión Americana bombardear con Drones no tripulados los objetivos militares necesarios para dejar a los Usurpadores sin cómo seguir empoderados del país. De manera que es urgente y vital que el presidente Guaidó Marquéz busque convencer a Donald Rupmp sobre la necesidad humanitaria de apoyar decididamente una intervención militar contra el Narcorrégimen Venezolano, en aplicación del artículo 187 de la Constitución Política de Venezuela de 1999.

Hace rato que el presidente interino Juan Gerardo Guaidó Márquez debería haber nombrado ministros en todas las carteras, y designado los integrantes de todos los órganos e instituciones del poder público, incluidos los integrantes de un nuevo y legítimo Consejo Nacional Electoral, y debió también hace rato destituir a todos los Generales de las Fuerzas Armadas.

Finalmente, antre el inminente peligro de ser apresado, Guaidó Márques debería abandonar en país, o asilarse en alguna embajada, pues de llegar a ser detenido podría pasar incontables años tras las rejas, pues el Narcorrégimen Venezolano no parece tener otro proyecto que la Perpetuación en el Poder, siguiendo el pésimo ejemplo de las Distaduras Comunistas China, Norcoreana, Vietnamita o Cubana. Dominik de María.

Dominik de María, ex docente de derecho de la universidad de Antioquia. Abogado de la Universidad de Antioquia, Especialista en Derecho Financiero de la U.P.B, crítico político, ex presidente de la Revista Colombiana de Estudios Constitucionales. Creador en facebook Sociedad Abierta y No más Dictaduras.

La Calle Lo Dice, publica las voces de libre pensadores que en ejercicio de la libertad de expresión son responsables de sus posiciones. Lo publicado en esta sección, no compromete en consecuencia la linea editorial oficial del portal forochat.com.co

En La Calle Lo Dice, opinión libre del doctor Dominik de María en torno a la crisis venezolana. Mientras se aboga por salida negociada, otros piden intervención. Imagen Wikipedia.