Pescando al mundo a ritmo de Piangua
12 junio, 2020
¿Cuál es la relación que debemos hacer entre consumo y ahorro?
14 junio, 2020

Con el liderazgo de Andrea Padilla, los toros vivirán en Bogotá

Con la participación de la Concejal de Bogotá, doctora Andrea Padilla Villarraga, líder del Acuerdo Distrital aprobado por 32 votos a favor que pretende desincentivar la fiesta brava en Bogotá, lo actuado representa un hito histórico.

Tema Forochat / redaccion@forochat.com.co
Editor Jaider Monsalve Arana

Por: FRANCISCO ZAPATA VANEGAS
Docente Constitucionalista y abogado en ejercicio
todoelderechoasesores@gmail.com

Recuerdo que en el año 2001, durante mi breve tránsito por el Congreso de la República como representante por Antioquia, presenté el proyecto de ley con el que pretendiamos humanizar la fiesta brava, simular la muerte del toro, incluso utilizando colorante rojo para alegrar la galería. No se logró avanzar un ápice, la gente de la Santa María, más algunos parlamentarios anónimos lo impidieron. Cualquier día me informaron de manera parca que se había archivado por decisión de la Comisión Séptima del Senado. Nada se pudo hacer, mi licencia para seguir actuando en la cámara fue revocada para regresar a sus actuaciones el principal.

Se trabajó con los taurinos para sensibilizar y lograr el anhelado debate abierto, muy bien recuerdo la conversación telefónica con el matador ya desaparecido Palomo Linares, me dijo de manera para mi sincera que aunque soy buen amigo del Presidente Pastrana, me parece prudente no interferir, porque aunque estoy completamente en desacuerdo con su iniciativa, respeto la soberanía institucional de Colombia.

El proyecto de ley había surgido del trabajo serio y dedicado de equipo con apoyo del partido de gobierno. Uno de sus activistas, el concejal de Medellín Pilarico, reconocido animalista, acompañó la construcción del proyecto con singular entusiasmo convencido de la defensa de la vida de los toros, incluso compartió su desgarrador y sensible testimonio: había sufrido una gravísima lesión mientras toreaba quedando cuadripléjico. En su narración, cuenta con excepcional dramatismo lo sucedido instantes antes de la embestida, dice que cuando se disponía a darle muerte al toro, éste fijó su mirada triste y penetrante en sus ojos como si quisiera reclamarle el porqué, pedirle clemencia quizá, o condenar su accionar.

Pero el Congreso sepultó mi proyecto de ley, también sepultó el debate político que le caracteriza al legislativo. Casi 20 años después, cuando la valiente concejal animalista Andrea Padilla Villarraga ha liderado con excepcional éxito en el Concejo distrital el acuerdo para desincentivar la fiesta brava, razón le asiste al concejal Carlos Fernando Galan al afirmar a un medio que se hacía preciso expedir la regulación desde el Concejo de Bogotá, porque el Congreso de la República se niega a legislar a pesar del llamado en ese sentido por la Corte Constitucional.
Los que tenemos la convicción de la defensa de la vida digna, que no solo incluye a los humanos sino a los seres sintientes, apoyamos con entusiasmo a la Concejal Andrea Padilla cuando afirma que "Las corridas de toros son la nostalgia por el circo romano. Hay un discurso reiterado de que es la tradición, el legado español, colonial. Quienes lo defienden creen que es una herencia tallada en piedra. Hay grupos económicos y políticos -que lo apoyan- que son una minoría, por eso se mantiene esta práctica", revista Semana 02/14/2020

Las voces "leguleyas" ya salieron al camino para señalar que el Concejo Distrital no es competente sino el Congreso. Los Constitucionalistas y administrativistas de Escuela del Buen Vecino EBV nos alistamos para acompañar la defensa del Principio rector ya no de la dignidad humana, sino de la vida digna que rige nuestro ordenamiento superior, lo cual es vigente de conformidad con sentencias de la H. Corte Constitucional. Acompañamos como Buenos Vecinos lo actuado por el cabildo distrital, interpondremos las drespectivas acciones ante el Consejo de Estado.... y porque no, ante la Corte Constitucional.

Desde Tema Forochat saludamos a la concejal de Bogotá, doctora Andrea Padilla Villarraga para formularle las siguientes inquietudes:

Cuéntenos de manera concreta el alcance del Acuerdo aprobado en materia de protección a la integridad del animal.

El Acuerdo que fue aprobado en segundo debate el 9 de junio por el Concejo de Bogotá busca desincentivar las prácticas taurinas en la ciudad. Esto quiere decir que, si bien el Acuerdo le impone a la tauromaquia una serie de requisitos novedosos y exigentes, tendientes a morigerar y disminuir el sufrimiento animal que es ineherentes a las crueles actividades taurinas, no prohíbe que se realicen corridas de toros o novilladas en Bogotá.

En esta medida, el alcance del Acuerdo es precisamente ese: desincentivar las prácticas taurinas y disminuir de manera sustancial el sufrimiento y el dolor de los animales que son torturados ante una multitud que goza con su tortura y matanza. Esto se hace mediante la proscripción del uso de elementos cortantes, punzantes e hirientes durante la corrida, así como con la eliminación del llamado “tercio de muerte”. Igualmente, el Acuerdo contiene medidas de desincentivo, tales como un aumento de la tarifa del impuesto distrital que se cobra a este tipo de espectáculos (ahora será del 20%) y la obligación de informar sobre el sufrimiento que padecen los animales en los crueles espectáculos.

¿Qué pretenden los defensores de la fiesta taurina tradicional insistiendo con mantener el estado de cosas, cuando cada vez es más mínimo el público interesado en acompañar las corridas?

Los defensores de las actividades taurinas viven en una suerte de nostalgia por un pasado sangriento y colonial. La idea que ellos tienen de “cultura” es la de un conjunto de tradiciones estáticas, libres de cuestionamientos éticos, que no pueden ni deben transformarse o adaptarse a las nuevas realidades y consensos sociales. Además, creo que ven el mundo desde una perspectiva antropocentrista en la que el animal humano es el dueño del planeta y, como tal, puede disponer a su antojo de toda la naturaleza, incluyendo a los demás animales.

Por lo tanto, son incapaces de reconocer en un animal a un “otro”, digno de derechos y de buen trato. Son incapaces de ver en un toro a un ser que siente dolor y que sangra y que sufre como lo haría cualquier animal humano. Son personas que creen en una superioridad fundamental de los humanos --y por ello eminentemente falsa--, como si fuéramos esencialmente diferentes (o no fuéramos, también, animales). Nosotros, luchamos por el derecho de todos los animales sintientes a vivir y morir dignamente y en paz.

En tiempo de crisis, y luego con la pos-pandemia, ¿Usted cree, concejal, que la actividad comercial de la fiesta taurina tradicional y como quedó regulada en el Concejo será realmente viable?

Jurídicamente, en Bogotá sigue siendo viable, en tanto el Acuerdo no prohíbe la práctica, sino que la desincentiva y la regula. Sin embargo, el propósito a mediano y largo plazo --y por eso el objetivo de “desincentivar”-- es que la gente sea cada vez más consiente del maltrato, el sufrimiento y el dolor que padecen los animales en las actividades taurinas y, en consecuencia, deje de asistir a este tipo de espectáculos de la muerte. De esta manera, el objetivo del Acuerdo es, precisamente, que esta práctica deje de ser viable materialmente, es decir, que, pese a no existir prohibición expresa, la práctica sea socialmente rechazada e inviable desde el punto de vista comercial.

Por lo menos ese el propósito mientras el Congreso de la República legisla para prohibir de manera expresa, y de una vez por todas, en todo el territorio nacional, esta práctica cruel y sangrienta.

¿Cómo podemos desde la sociedad civil acompañar la defensa de este trascendental Acuerdo por usted liderado?

La forma más sencilla de aportar a alcanzar el propósito del Acuerdo es dejar de ir a las corridas de toros y condenar de manera abierta y pública la realización de este tipo de actividades. En cuanto a la defensa del Acuerdo, invito a la ciudadanía a que exija, con entusiasmo y respeto, el cumplimiento de sus disposiciones, tanto por las autoridades públicas, como por los organizadores de los eventos taurinos. Finalmente, también los invito a intervenir en la defensa de este Acuerdo en el marco del posible debate judicial que se podría suscitar en caso de que los grupos taurinos decidan demandarlo.

ANDREA PADILLA VILLARRAGA PhD Derecho | Universidad de los Andes
Concejal animalista de Bogotá
@andreanimalidad | andreapadilla.org
Bogotá, Colombia

Escuela del Buen Vecino EBV es un espacio abierto a libre pensadores nacionales y extranjeros, Instructores y aspirantes a Voluntarios IVOL, todos con el claro propósito de aportar a la construcción de Sociedad Civil. Los aportes de nuestros colaboradores tienen reserva de derechos de autor. Los post son patrimonio del portal forochat.com.co

Un hito histórico logra el Concejo de Bogotá al prohibir la muerte de los toros, la Concejal Andrea Padilla dialoga en tema Forochat. Imagen cortesía semana.com