LA DIFÍCIL HISTORIA DE UNA COMETA
13 agosto, 2017
VARGAS LLERAS EN LA DERECHA, ¿UNA BUENA JUGADA?
24 agosto, 2017

UN LINDO VIAJE

MILDRED ESTEFANÍA ROLDÁN LÓPEZ
Escritora de relatos infantiles
mildred.roldan@udea.edu.co
La familia de David y Juana habían planeado unas vacaciones de final de año, los niños no habían parado de soñar con este anhelado día, desde el primer momento que habían escuchado sobre el viaje comenzaron a imaginarlo todo, a pensar qué ropa llevarían, cuáles de sus juguetes serían los afortunados que viajarían con ellos, que comida extra esconderían, qué harían primero, como aprovecharían cada segundo casi sin dormir… todos los días solo hablaban de esta gran aventura.

Ya faltaba tan solo un día, toda la noche la pasaron en vela observando el gigantesco reloj esperando a que amaneciera, David le contaba a Juana como imaginaba el lugar y ella lo interrumpía de vez en vez con otras ideas, a veces unían sus pensamientos, en otras cada uno peleaba por su imagen hasta que al final todo terminaba en risas y suspiros.

Su madre los despertó al día siguiente solo al tocar delicadamente la puerta ya ellos estaban saltando, corriendo a la ducha y gritando por toda la casa, fueron los primeros en entrar al carro e incluso ayudaron a cargar las maletas de toda la familia, en el aeropuerto nadie podía calmarlos preguntando si ya era la hora del vuelo, sentándose para volverse a parar, jugando a que ya llegaban.

La aventura comenzó desde que pisaron la primera escala del avión, era tan gigante parecía otro mundo, con esos sonidos por la bocina, la forma ovalada, las sillas gigantes, y luego la mágica experiencia de ver como el mundo se hacía pequeño por la ventanilla y como las nubes se convertían en sus compañeras de viaje.
Todo fue tan rápido, en el momento de aterrizar estaban muy temerosos y hasta corrieron a abrazar a su madre pero luego solo sonreían a cada segundo, ya sentía el calor de la playa y la frescura del mar, el cielo estaba precioso y ellos no sabían por dónde empezar, sus padres cansados les dijeron que era hora de tomar una siesta, ellos enojados se negaron y consiguieron que los dejaran ir a la playa pero con la condición de que no podían adentrase mucho en el agua.

Cogieron su ropa de baño y emocionados corrieron a jugar en el agua, se perseguían, se tiraban, apostaban carreras, pero de repente David comenzó a alejarse más de lo debido y Juana le gritaba que regresara pero al parecer no podía y comenzó a hundirse y hundirse, saliendo arriba desesperado, Juana tampoco sabía nadar y de repente vio que su pobre hermano ya sin aire se había hundido totalmente, asustada en lugar de salir por ayuda se abalanzó hacia él y comenzó ella también a hundirse, gritó fuertemente pero nadie estaba cerca, ya sin aire cerró sus ojitos y sintió como el agua comenzaba a cubrirla.

Un leve golpe en el hombro la despertó, era su hermano no pudo hablarle pues estaban en el fondo del mar pero con señas le indicó que lo siguiera, un pez gigante los cargó en su lomo dándoles un hermoso paseo por todo el mar, jugaron con un pulpo que les hacía cosquillas, durmieron un rato en un precioso coral y una manta raya los regresó a la orilla.

Qué había pasado allí, no lo sabían, pero sus planes habían cambiado, desde ese momento todos los días David y Juana a la misma hora se sumergieron en el agua para explorar el fantástico mundo que se esconde bajo el mar.
FOROCHAT.COM.CO
¿A qué lugar te gustaría ir en tus próximas vacaciones?
Déjanos tu opinión

Vayamos una vez más al mundo de las letras. Que siempre será un lindo viaje